Logos

De Biblioteca de filosofía
Revisión del 02:59 1 sep 2021 de Franyebra (discusión | contribs.)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

HIDALGO, Alberto y otros.: Historia de la Filosofía. Madrid, Anaya, 1978.

Logos

Se traduce frecuentemente por «verbo», «palabra» o «habla». Pero la palabra no hace referencia a la actividad humana de hablar primariamente, pues para los griegos no es sólo una determinación subjetiva añadida desde fuera a los objetos en sí, sino la determinación a secas y por excelencia de los mismos. Etimológicamente, en efecto, logos viene del verbo légein (raíz le/og), que significa:


1) «reunir» o «recoger» de una manera selectiva;


2) «tomar o poner algo como algo», como tal o cual, esto es, dotarle de una cualificación determinada; y


3) «nombrar», es decir, caracterizar algo diciendo lo que es, mostrando su naturaleza.


De este modo, el logos se relaciona con la physis, porque el nacimiento de una cosa es al mismo tiempo su determinación a la luz de la razón. Pero la razón, el logos, ya no es la razón de cada hombre particular, sino la razón del mundo, una y la misma para todos, de la cual «participa» cada hombre, lo mismo que «participa» de la physis, en la proporción que le ha tocado en suerte o en la parte que le ha sido adjudicada por el destino.



Volver al Diccionario